miércoles, 22 de octubre de 2008

niveles del discurso dialogico


Nivel estructural: la toma de turnos

La toma de turnos permite la ordenación y distribución de los participantes de la comunicación. En términos simples, este procedimiento posibilita que los sujetos de un discurso dialógico participen como hablantes y como oyentes. De este modo, cuando un interlocutor está hablando ha tomado el turno y cuando está escuchando lo ha cedido.


Nivel de contenido: el manejo del tópico

El manejo del tópico o tema involucra una serie de habilidades específicas que permiten a los hablantes introducir un tema, desarrollarlo, modificarlo y concluirlo. Es importante destacar que en un discurso dialógico pueden exponerse varios tópicos distintos.

La toma de turnos permite que los participantes sean hablantes y oyentes. Por ejemplo, cuando estás conversando con un amigo y tú eres el que habla, significa que tienes el turno y tu amigo lo ha cedido. En cambio, cuando tu amigo habla, él tiene el turno y tú has cedido el turno de habla para escucharlo a él.

Por su parte, el manejo del tópico posibilita que se desarrollen los diferentes contenidos del discurso. Se entiende por manejo del tópico la capacidad que tienen los interlocutores en un discurso dialógico de introducir un tema, desarrollarlo y finalizarlo. Para que te quede más claro, te proponemos imaginar lo siguiente: estás conversando con tu mamá y quieres contarle que estás pololeando. Para poder hacerlo tienes que introducir el tópico o tema; por ejemplo, podrías decirle "¿te acuerdas de ese(a) amigo(a) del que te hablé hace unos días?" Si la respuesta es afirmativa, estás en condiciones de desarrollar el tópico. Podrías contarle sobre sus gustos, su familia, sus estudios, etc. Por su parte, tu mamá te puede hacer preguntas sobre él (ella), que también te permiten seguir desarrollando el tópico de tu nuevo pololo(a). Cuando tu mamá deja de hacerte preguntas y tú sientes que ya le has informado sobre tu pololo(a), puedes finalizar el tópico.

Lo anterior te permite corroborar la idea de que los discursos dialógicos son colaborativos, porque tanto tu mamá como tú interactuaron construyendo conjuntamente el discurso.

Finalmente, es importante que sepas que la conversación, la entrevista y la discusión son considerados discursos dialógicos, porque todos presentan una estructura formal (toma de turnos) y una organización del contenido (manejo del tópico) correspondiente.